Cultura digital

 

Oskar Groening, de casi 100 años, pagará por sus crímenes nazis

A punto de entrar a prisión, es el único nacional socialista que ha contado lo que pasó en el campo de concentración más temido: Auschwitz
Estephanie Gutiérrez | 8 de Agosto de 2017 | 06:00
oskar groening

Tiene 96 años, pero hace 72 cuando el Ejército Rojo liberó los campos de concentración y exterminio nazi más temido, Auschwitz, era una parte fundamental de los crímenes que enrojecieron al mundo durante la Segunda Guerra Mundial.

Su nombre es Oskar Groening, un ex oficial de la SS que era el contador del campo de Auschwitz y si la situación lo permite, y parece permitirlo, a sus 96 años entrará a purgar su condena por su rol en el asesinato de 300 mil judíos durante la guerra nazi.

A pesar de que Groening fue condenado en julio de 2015 a los 94 años, su salud no había permitido que fuera encarcelado, pero los médicos han dicho, que a sus 96 años, está en buena salud física. El vocero de los fiscales en Hannover, Alemania, Kathrin Soefker, confirmó que tras examinar su estado, se sabe que no existe ningún riesgo al entrar a prisión, aunque deberá contar con atención médica oportuna.

Groening ha reconocido que era un devoto nazi y su trabajo en Auschwitz era tratar a aquellas personas que se enfrentaban a una muerte segura e irremediable. Recogía sus pertenencias cuando llegaban al campo y ya habían seleccionado para morir en las cámaras de gas, así lo menciona Play Ground.

Hoy, luce arrepentido: "Nadie debería haber participado en Auschwitz. Soy consciente de ello. Lamento sinceramente no haber sido consciente de ello antes. Lo siento mucho", dijo al ser sentenciado.

Si bien no se sabe cuándo será condenado, es posible que, debido a su edad, no pase mucho tiempo en la prisión.

El juicio contra Groening comenzó el 21 de abril de 2015 y se cree que es el último proceso que se ha iniciado contra uno de estos hombres.

Groening, según menciona la BBC, se ha distinguido de otros criminales, pues nunca se ha negado a hablar de lo que allá pasó. Comenzó a trabajar en el campo a los 21 años, admitió ser el testigo del asesinato en masa de los judíos, pero niega haber matado a alguna persona. Es la primera vez en la historia reciente que un acusado habla públicamente de los horrores de Auschwitz, algo que casi nunca se ha dado.

El hombre nació en 1921, su padre era un nacionalista orgulloso que se unió a un grupo paramilitar después de la Primera Guerra Mundial, por casi dos años contabilizó el dinero requisado del equipaje de judíos asesinados para enviarlo a la sede de la SS en Berlín.

Tienes que ver esto