Top 10

 

Cleopatra y Marco Antonio, un romance intenso que terminó en tragedia

Fueron 13 años de relación, en los que tenían periodos de entrega total y otros de separación absoluta
Maricela Flores | 12 de Agosto de 2017 | 04:45
Cleopatra y Marco Antonio

El amor de Cleopatra y Marco Antonio forma parte de la historia antigua, pero no fue una relación común y corriente, pues estuvo llena de complejidad y tragedia. Esta unión tormentosa fue capaz de desestabilizar al Imperio Romano.

Así es como Roma y Egipto estaban frente a frente, en una historia de pasión, infidelidades, lucha de poder y, sobre todo, drama. Y aunque había periodos en los que se separaban absolutamente, Marco Antonio siempre volvía a los brazos de Cleopatra.

Cleopadra VII (su nombre completo era Cleopatra Filopatro Nea Thea), fue la última reina de Egipto. Cuando apenas tenía 11 años, tuvo que escapar de su hermanastra, que había matado a su madre y a su marido, para luego arrebatar el trono al padre de ambas.

Pero la bella egipcia estaba decidida a ocupar el poder y devolver el esplendor a Egipto, por lo que no dudó en usar su inteligencia y armas femeninas para buscar aliados. El primero que sucumbió ante sus encantos fue Julio César, a cuya muerte le sucedió Marco Antonio, quien tampoco logró escapar de su hechizo.

Tras mantener una relación con Julio César, Marco Antonio apareció en la vida de Cleopatra. Se trataba de un apuesto militar y político romano de la época final de la República; era sobrino de Julio César.

Cleopatra y Marco Antonio

Cuando Marco Antonio ganó la batalla de Filipos, no estaba conforme con el comportamiento de la Reina de Egipto y se lo reprochó. La mandó llamar para que le ofreciera disculpas, pero ella era astuta y repitió su maniobra de seducción. No le importó que él estuviera casado en Roma, con Fluvia. Cleopatra se presentó ante Marco Antonio, pero no humillada, sino decidida a conquistarlo.

Él cayó a sus pies y cuatro días después de su primer encuentro, la acompañó de regreso a Egipto para instalarse en el Palacio de la Reina de Alejandría, para vivir una pasión que duraría 13 años. Marco Antonio abandonó sus obligaciones familiares, políticas y militares, por lo que fue declarado enemigo de Roma.

Pero ella también se enamoró de ese hombre fuerte y valiente que, aunque no tan inteligente como Julio César, le ofrecía todo su poder para mantenerla al frente de un reinado. Su amor estuvo plagado de rupturas, reconciliaciones y luchas por el poder y el control.

En la plenitud de su amor, Marco Antonio tuvo que regresar a Roma para casarse con la hermana de Octavio (sucesor de Julio César) para evitar que éste iniciara una guerra contra Egipto, pero él no logró olvidar a su amada, por lo que cuatro años después, regresó a encontrarse con “su reina” y casarse con ella. Tuvieron 3 hijos; los primeros gemelos: Alejandro Helios y Cleopatra Selene. Luego nació Tolomeo Filadelfo.

Cleopatra y Marco Antonio

El trágico final

Su romance terminó en tragedia, como si se tratara de una historia surgida de la pluma de Shakespeare. En plena guerra, y con Octavio y su ejército a las puertas de Alejandría, a Marco Antonio le dieron la noticia de que Cleopatra había muerto, lo cual era totalmente falso, pero a él le afectó de tal manera, que decidió quitarse la vida con su propia espada, el 1 de agosto del año 30 a. C.

Ante la muerte de su amado y la humillación de ser prisionera del ejército de Octavio, que pretendía exhibirla encadenada, la última reina de Egipto decidió acabar con su vida, haciéndose morder en un pecho por una serpiente venenosa, una áspid. Esto sucedió unos días después, el 12 de agosto.

Así fue el final de la mujer que enloqueció de amor a uno de los hombres más famosos e importantes de la Antigua Roma.

Cleopatra y Marco Antonio

Con información de Canal de Historia, Ciencia Histórica y Yahoo

Tienes que ver esto