Top 10

 

Robert Johnson, el músico que inauguró el “Club de los 27”

“El Rey del Delta Blues” creó controversia al escribir una canción donde relataba su encuentro con el diablo
Maricela Flores | 9 de Octubre de 2017 | 06:00
Robert Johnson

El famoso “Club de los 27” se creó para recordar y venerar a grandes músicos y cantantes que murieron a la edad de 27 años, sin importar la causa, aunque la mayoría de los casos están relacionados con excesos de drogas y alcohol.

Este grupo fue inaugurado por el músico de blues, Robert Johnson, que en su época ocasionó controversia debido a sus canciones y las condiciones tan extrañas en las que falleció.

Robert Leroy Johnson pasó por la vida como si se tratara de una sombra. Se desconoce la fecha exacta de su nacimiento, aunque su hermanastra Carrie, creía recordar que su madre le había dicho que Robetr había nacido el 8 de mayo de 1911 en Hazlehurst, Mississippi. Esto es probable, pero no existen registros físicos.

Robert Johnson

Fue el décimo primer hermano dentro de una familia negra, en una época y lugar complicados para las personas de color. Dicen que su padre los abandonó, porque un grupo de terratenientes lo perseguían para matarlo, por lo que Robert no tuvo una figura paterna.

A muy temprana edad, la música comenzó a llamarle la atención por lo que tocaba el arpa y la armónica. Dejó sus estudios con tal de seguir su pasión, pero realmente no tenía talento. Más tarde decidió dedicarse a la guitarra, pero tampoco era bueno…

En 1929 se enamoró y encontró la estabilidad junto a Virginia Travis, una joven de 16 años con la que se casó. Ella quedó embarazada, pero en abril de 1930 murió en el parto, junto al bebé.

Desde ese momento, la vida de Robert cambió drásticamente. Comenzó a viajar para seguir de cerca a los grandes del blues, y aunque él seguía tocando, el éxito no llegaba. Ante su fracaso, regresó a su ciudad natal donde conoció a Esther Lockwood, una viuda adinerada con la que tuvo un hijo.

Fue justo en esta época, cuando Robert comenzó a tocar la guitarra de una manera perfecta, por lo que sus conocidos comenzaron a sospechar que “algo” había hecho…

Pacto con el Diablo

La leyenda dice que Robert vendió su alma al diablo en el actual cruce de la autopista 61 con la 49 en Clarksdale, Mississippi, a cambio de convertirse en el mejor guitarrista de todos los tiempos y de tocar el blues mejor que nadie.

Esperó en ese sitió hasta la media noche, con su guitarra en mano, hasta que el diablo apareció para sellar el pacto. Las manos del músico solo tenían que deslizarse por el mástil del instrumento para dar gala de la habilidad recién adquirida. Ya con su nuevo talento, tocó por todo el sur de Estados Unidos, pero nunca se establecía en un solo sitio, sino que vivía como un nómada, como si huyera de algo.

Robert Johnson

Las personas que aseguran que lo vieron tocar, afirmaban que tenía algo mágico, que los cautivaba. Las letras de sus canciones trataban sobre religión, desesperación y demonios interiores. De hecho, dos de sus más grandes éxitos hacían referencia a su supuesto pacto con Satán:

Crossroad Blues: habla de un cruce de caminos en el que se habría encontrado con el diablo.

Me and the Devil Blues: la letra dice “Early in the morning, when you knock at my door, Early in the morning, when you knock at my door, I said Hello Satan, i believe it’s time to go (Temprano en la mañana, cuando golpeas a mi puerta, digo Hola Satán, creo que es tiempo de partir)”.

En un concierto conoció a su promotor musical y, entre noviembre de 1936 y junio de 1937, grabó 29 canciones. Eso y dos fotografías son el único testimonio de su paso por el mundo.

Dicen que buscaba a una mujer en cada ciudad en la que tocaba y que luego desaparecía. Hasta el 16 de agosto de 1938, cuando el diablo cobraría su deuda. Robert murió ese día, se cree que fue envenenado por un marido celoso, pero hay otras versiones que sugieren que fue por sífilis o neumonía.

Murió a los 27 año de edad, en un cruce de caminos cerca de Greenwood, Mississippi. En ese lugar hay tres lápidas sobre tres supuestas tumbas, pero ninguna parece ser auténtica. Se cree que fue enterrado bajo un árbol, sin lápida ni cruz.

El cruce de las carreteras 61 y 49 en Clarksdale, donde el diablo afinó la guitarra de Johnson, hoy es un lugar turístico.

Tú ¿qué piensas de la historia de este músico? ¿ficción o realidad?

Con información de Mundo, El País, El Pensante y Rockstorias.com

Tienes que ver esto