Top 10

El mes que Mick Jagger y Keith Richards pasaron en prisión

Sus Satánicas Majestades acabaron tras las rejas en 1967 debido a una cacería de brujas que dividió a la sociedad británica… ¿Culpables o no?
Carolina Mejia | 31 de Julio de 2018 | 04:00
keith richards, mick jagger, rolling stones, arresto rolling stones, keith richards y mick jagger en prisión
Foto: New England Historical Society

Eran irreverentes, rebeldes y escandalosos… The Rolling Stones se oponía a todos los valores tradicionales de la sociedad británica y en 1967 acabaron tras las rejas por posesión de drogas en un polémico juicio que dividió a la opinión pública.

Aunque este no ha sido el único roce de los músicos con la ley a lo largo de su historia y serían arrestados en otras ocasiones durante su carrera, su primer enfrentamiento con la justicia británica hizo historia en el mundo musical.

El 12 de febrero de 1967, Mick Jagger y Keith Richards, junto a Marianne Faithfull (novia de Jagger) estaban de fiesta luego de una sesión de grabación. Ellos no lo sabían, pero afuera de la propiedad de Richards, donde se llevó a cabo la reunión, ya esperaba el escuadrón antidrogas británico.

En la fiesta también estaban Michael Cooper, el fotógrafo que creó la portada de Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club; el comerciante de arte Robert Fraser y George Harrison y Pattie Boyd (entonces casados).

Todo era risa y diversión hasta que en la fiesta irrumpió el escuadrón de antidrogas liderado por Norman Pilcher, quien se había hecho fama por arrestar el año anterior al músico de folk Donovan, también por posesión de drogas. Se dice que Eric Clapton escapó un destino similar, ya que Pilcher se hizo pasar por un cartero y tocó la puerta del músico para arrestarlo, pero Clapton escapó por la ventana.

El sargento (de traje y corbata) se convirtió en el terror de todos los músicos.

De acuerdo con la versión de The Rolling Stones, la redada fue en realidad una trampa orquestada por el periódico británico The News Of The World, que ya había publicado historias sobre un supuesto consumo de LSD por parte de Mick Jagger.

En represalia por esta nota, el músico demandó a este medio por calumnias. Se dice que un informante pasó los datos de la fiesta en la casa de Richards al periódico y que este medio, en venganza contra Jagger, informó a la policía.

Los oficiales esperaron hasta que el matrimonio Harrison se marchó. Entonces ingresaron en la casa y arrestaron a los músicos por ofensas contra el Acta de Drogas Peligrosas de 1965. A Jaegger se le acusó de poseer de manera ilegal cuatro tabletas de clorhidrato de metilanfetamina y sulfato de anfetamina.

Por otra parte Richards fue detenido bajo los cargos de “permitir que su casa fuera usada para fumar cannabis”. Fraser también fue arrestado con los músicos, en su caso por posesión de clorhidrato de metilanfetamina y heroina.

El 10 de mayo de ese año Jagger, Richards y Fraser se presentaron ante la corte por primera vez y el juez les concedió la opción de enfrentar el juicio en libertad bajo fianza.

Cuando comenzaron las deliberaciones en el juzgado, a finales de junio, una de las evidencias más contundentes contra los músicos fue que al momento en que llegó la policía, Faithfull estaba desnuda y envuelta en un tapete de piel de oso. Este hecho fue destacado para evidenciar que la chica estaba completamente fuera de sus sentidos por la droga.

Te puede interesar: El antes y después de The Rolling Stones… ¡56 años de rock!

El caso contra Los Stones era complicado. Las tabletas que tenía en su posesión Jagger eran píldoras médicas. Estas tabletas eran ilegales en Inglaterra sin receta médica, pero habían sido compradas de manera legal en Italia. El doctor del músico dijo que sabía del uso de esta sustancia y la había autorizado, pero no le dio una receta porque Jagger ya había comprado las tabletas.

El jurado, sin embargo, no vio con buenos ojos que los músicos se encontraran en la misma casa que la heroína de Fraser y se negó a creer en su inocencia.

Los juicios del caso fueron todo un festín para los medios, como se ve en este video de la audiencia de Richards.

El 29 de junio, el tribunal anunció una condena de tres meses para Mick Jagger, pero fueron aún más duros con Keith Richards al sentenciarlo a un año tras las rejas. Los músicos apelaron el veredicto de inmediato.

El 1 de julio, el periodista de The London Times, William Rees-Mogg se convirtió en la inesperada salvación de Jagger y Richards. Rees-Mogg publicó una legendaria editorial en el diario, titulada Who Breaks A Butterfly On A Wheel? (¿Quién rompe una mariposa en una rueda?). En el texto, condenaba duramente el tratamiento “injusto” que habían recibido los músicos, ya que consideraba la sentencia excesiva.

El título de la editorial es una frase del poema de Alexander Pope, Epistle to Dr Arbuthnot. La pregunta del título se usa para criticar el uso excesivo de fuerza en una tarea insignificante. Ésto debido a que “romper en una rueda” hace referencia a una forma de tortura en la que se rompen los huesos de una persona amarrada a una rueda gigante.

keith richards, mick jagger, rolling stones, aresto rolling stones, keith richards y mick jagger en prisión, editorial, who breaks a butterfly ion a wheel

Ésta fue la editorial que salvó a los Stones (Foto: The London Times)

Rees-Mogg escribió que la opinión pública estaba en contra de los músicos desde el principio y por ello su sentencia había sido desproporcionada. “Les molesta la calidad anárquica de las actuaciones de los Rolling Stones, no les gustan sus canciones, no les gusta su influencia en los adolescentes y, en general, sospechan de su decadencia”, escribió William.

“Si vamos a hacer de cualquier caso un símbolo del conflicto entre los sólidos valores tradicionales de Gran Bretaña y el nuevo hedonismo, entonces debemos estar seguros de que los sólidos valores tradicionales incluyen los de tolerancia y equidad”, decía el texto del periodista.

Esta editorial logró un cambio milagroso en la opinión pública y esta percepción mejorada hacia Jagger y Richards repercutió de inmediato en las autoridades. El 31 de julio, en un día histórico para el rock and roll, los integrantes de The Rolling Stones fueron puestos en libertad, luego de haber pasado casi un mes detrás de rejas.

Jagger y Richards también fueron arrestados en Boston cinco años después por agresión. (Foto: New England Historical Society)

La historia, lamentablemente no acabó tan bien para Fraser, quien tuvo que pasar seis meses en prisión.

Para Richards, el arresto fue como un golpe de realidad. “Hasta entonces había sido como si Londres existiera en un hermoso espacio en el que podías hacer todo lo que quisieras”, comentó el músico.

El acoso de las autoridades contra el mundo musical no paró ahí. Durante los años siguientes el guitarrista de los Stones, Brian Jones, fue constantemente perseguido por las autoridades. En 1968 John Lennon y Yoko Ono también fueron arrestados por posesión de cannabis, seguidos por George Harrison en 1969.

Aunque puede parecer normal en el mundo del rock convivir con las drogas en cada fiesta, la verdad era más complicada. Tanto Lennon como Harrison afirmaron en varias ocasiones que las drogas que habían conducido a sus arrestos habían sido plantadas en sus casas y al parecer no mentían.

El reinado de terror de Norman Pilcher y su escuadrón terminó en 1972. El oficial fue acusado por “conspirar para pervertir el camino de la justicia” y después se levantarn cargos en su contra por perjurio. Pilcher renunció a la Policía y fue sentenciado a pasar cuatro años en prisión.

Con información de Kshe95, The Free dictionary y The Times

 

Tienes que ver esto