Top 10

Ella es la bailarina que inspiró la polémica pintura "El origen del mundo"

Parecía imposible, pero un historiador francés dio con la identidad de la modelo que posó para Gustave Courbet
Maricela Flores | 1 de Octubre de 2018 | 07:00
El origen del mundo, Constance Quéniaux, bailarina, musa, polémica pintura, obra de arte, Gustave Courbet,
Fotos: Museo de Orsay.

En el arte hay obras muy famosas que resultan ser todo un misterio, ya sea por su significado, las técnicas empleadas o porque se desconoce quién es la persona inmortalizada en el lienzo.

Entre los más sonados está el de La Gioconda, de Leonardo Da Vinci, o el Retrato de Niña, de Diego Velázquez, cuyas modelos fueron un misterio por mucho tiempo. Pero hay uno cuyo enigma se acaba de develar. Se trata de El origen del mundo, de Gustave Courbet.

Parecería imposible conocer la identidad de la mujer que posó para el pintor, ya que la gran protagonista de la pintura es una vulva. Sin embargo, el historiador francés Clude Schoop reunió las pistas necesarias para determinar que se trata de la cortesana Constance Quéniaux.

Constance Quéniaux. (Foto: Eugène Disdéri. Archivo del Museo de Orsay)

El origen del mundo es una pintura de 1866 y se cree que se hizo por encargo del diplomático turco-egipcio Khalil Bey, quien coleccionaba pinturas eróticas femeninas. Lo que vemos en el lienzo es el torso desnudo de una mujer, cuya zona genital se encuentra en primer plano.

Schoop señala que se trata, como ya lo mencionamos, de Constance Quéniaux, una antigua bailarina de la Ópera de París que era amante de Khalil Bey, la cual se convirtió en cortesana, reunió una gran fortuna y luego se entregó por completo a la filantropía.

Este investigador, que además es especialista en la vida y obra de Alejandro Dumas, se encontró “por casualidad” con la pista que acabó con el misterio. Estaba descifrando una carta de Alejandro Dumas (hijo) dirigida a la escritora George Sand, en la que criticaba a Courbet.

El origen del mundo. Pintura de Gustave Courbet. (Foto: Museo de Orsay)

De pronto se encontró una frase que estaba mal transcrita, porque carecía de sentido, así que el historiador francés acudió a la Biblioteca Nacional de Francia para ver el manuscrito original y descubrió esta línea:

“No se debe pintar el más delicado y el más sonoro interior de la señorita Quéniaux”.

Se trata de una referencia al sexo femenino en ese contexto. A partir de entonces sus indicios fueron reforzando su teoría hasta el punto de convertirla en irrefutable. De hecho, sus revelación es apoyada por el Museo de Orsay, ubicado en París, Francia, y en el que actualmente se exhibe el óleo.

Este hecho deja atrás otras teorías en las que se señalaba que la musa de El origen del mundo había sido una amante irlandesa del propio Courbet.

Gustave Courbet. (Foto: Wikimedia Commons)

Con información de El Mundo, AFP y RT

 

Tienes que ver esto