Top 10

5 razones para NO perder tu tiempo con “Made in Mexico”

En verdad ¿te interesa cómo es la vida de la socialité mexicana? ¿sus problemas? ¿los temas que les quitan el sueño?
Maricela Flores | 2 de Octubre de 2018 | 12:32
Made in Mexico, reality show, Netflix, razones para no verlo, protagonistas, socialité mexicana,
Foto: Cortesía Netflix

El fin de semana las redes sociales se encendieron tras el estreno del reality show Made in Mexico. Pero ¿por qué tanto alboroto? ¿de qué va este programa de Netflix?

Básicamente sigue la vida de nueve “personalidades” de la alta sociedad en la Ciudad de México, así como sus fiestas o gustos carísimos.

En esta especie de telenovela llena de chisme, drama, lágrimas, dimes y diretes, lo que se pretende mostrar es la imperfección en la vida de una élite que aparentemente es perfecta. Sí, nosotros también lo pensamos… “los ricos también lloran”.

Hay que mencionar que no se trata de una serie aspiracional, pues los propios protagonistas expresan que “nadie puede ser como ellos”, además de que su círculo social es muy hermético y difícilmente alguien externo sería aceptado.

Ante la polémica generada en redes sociales por Made in Mexico, en De10.mx nos pusimos a ver unos capítulos y resumimos nuestra opinión en 5 razones para NO desperdiciar tu tiempo viendo este “reality”

1. Los “famosos”

En este reality aparecen nueve “personalidades” de la socialité mexicana. Pero honestamente, la mayoría son completos desconocidos para el grueso de la población. Los nombres más sonados son los de Shanik Aspe (que hizo carrera como conductora de televisión), Carlos Girón (actor y conductor) y Pepe Díaz (un empresario que ganó fama por sostener romances con Eiza González y Belinda). Kitzia, Roby, Liz, Chantal, Hanna y Columba tal vez gocen de fama, pero en círculos más reducidos.

2. No es un reality

Cuando te topas con un reality esperas que casi todo lo que pase sea espontáneo, o que las cámaras siguen a los protagonistas la mayor parte del día, pero aquí no es así. Hay un capítulo en el que se dice claramente que ellos no pueden reunirse sin la presencia de una cámara. O sea, jamás verás cómo es un día normal en la vida de Pepe Díaz o Shanik Aspe, así en individual, siempre los vas a ver juntos en fiestas, desfiles de moda, cenas…

3. No representa a los mexicanos

A ver… si lees el título, esperas que al menos los protagonistas sean mexicanos, pero no. En este reality show, hay personajes que, si bien se han asentado en el país, tienen origen libanés, kurdo y, evidentemente, estadounidense (aunque seremos flexibles y pasaremos ésto por alto, ya que han hecho carrera en tierra azteca).

4. El tedioso spanglish

Al pertenecer a la socialité intuimos que los protagonistas dominan el idioma inglés. Pero ¿qué necesidad de mezclarlo con el español cada que abren la boca? De verdad, resulta tedioso y hasta ridículo. Entendemos que en el show hay dos chicas que son estadounidenses y con ellas resulta de lo más natural, pero en verdad, ¿es necesario?

5. Su vida ¿realmente nos interesa?

Sabemos que todos son de alto poder adquisitivo, y lo único que hacen en el "reality" es mostrarnos sus “graves” problemas (la mayoría sin importancia). Por ejemplo: Shanik, quien a pesar de ser conductora de televisión, a sus 32 años sueña con iniciar una carrera como cantante; Kitzia lleva una mala relación con su suegra (como muchas personas); Robie tiene problemas con el alcohol y es un padre ausente o Pepe, quien quiere alejarse de la “vida loca” que lleva para sentar cabeza.

Este programa lo que hace es normalizar lo banal y acaba siendo el Acapulco Shore de la socialité nacional. Aunque si quieres verlo para formar tu propia opinión, adelante…

 

Tienes que ver esto