Top 10

Charles Chaplin, el genio del cine que fue exiliado de Estados Unidos

De acuerdo con el FBI, Chaplin atentaba contra la moral y las buenas costumbres norteamericanas; además de ser acusado de comunista, por lo que se le retiró la visa estadounidense
Maricela Flores | 16 de Abril de 2019 | 05:00
Charles Chaplin, huorista, cómico, vetado, Estados Unidos, exilio, Suiza, Europa, cine mudo, residencia estadounidense, comunista, antiamericano,
Foto: "El gran dictador"/United Artists

Hace exactamente 130 años nació uno de los mejores actores, humoristas, escritores y directores de todo el mundo: Charles Chaplin.

Este hombre, nacido el 16 de abril de 1889 en Londres, Reino Unido, se consagró en el mundo del cine gracias al exitoso trabajo que fue desarrollando dentro de la industria de los Estados Unidos, país en el que residió por más de 40 años.

Aunque Chaplin impulsó la producción de cine en aquel país, en 1952 se le impidió volver a pisar suelo americano.

En aquel tiempo, Edgar Hoover se desempeñaba como director del FBI y aprovechó un viaje que Chaplin hizo a Londres, para presentar varias denuncias en su contra ante el Servicio de Inmigración y Naturalización. Estas acusaciones surtieron efecto y el humorista tuvo que quedarse en Europa hasta el último de sus días.

Pero… ¿de qué se le acusaba?

De acuerdo con el FBI, se le consideraba una persona que atentaba contra la moral y las buenas costumbres norteamericanas. Como sus ideas progresistas las reflejaba en sus películas, se ganó la antipatía de varios sectores del país, que lo veían como a un comunista y hasta lo señalaban de tener nexos con la Unión Soviética.

Todo empezó cuando el Gobierno y Ejército de Estados Unidos quisieron apoyarse en la industria del cine para financiar la acción bélica contra los nazis. Charles Chaplin se negó a participar en la venta de bonos de guerra. Desde ese momento, se aprovechaba cualquier situación en la vida personal o profesional del actor, para hacerlo blanco de fuertes críticas.

Un ejemplo de lo anterior, es que se le cuestionaba su amistad con artistas o políticos con ideologías socialistas.

Escena de la cinta Tiempos Modernos. (Foto: United Artists)

Pero eso no fue todo. Charles Chaplin siguió escribiendo y rodando cintas con su muy peculiar estilo y en 1947, cuando estrenó Monsieur Verdoux, vino otro problema. La cinta narra la historia de un empleado bancario que se queda sin trabajo durante la depresión de los años veinte. Enrones comienza a idear un plan para casarse con mujeres mayores y solteras, para asesinarlas y quedarse con la herencia. Además, justifica sus crímenes al compararlos con los muertos que deja la guerra. Esta crítica abierta a Estados Unidos durante la posguerra, provocaron una ola de ataques contra Chaplin.

La prensa no tenía piedad con el artista y en las conferencias de prensa, en lugar de su trabajo, se hablaba de su presunta militancia en el comunismo.

Tienes que leer: Charles Chaplin, el verdadero rostro detrás del mago del cine mudo

Cuando se negó a comparecer ante el Comité Especial de Actividades Antiestadounidenses, acusado de hacer propaganda comunista en el cine, Chaplin fue incluido en la lista negra de Hollywood. Tras la Segunda Guerra Mundial, este comité se dedicó a investigar la propaganda a favor de la Unión Soviética y su famosa lista afectó a cientos de artistas, muchos de los cuales tuvieron que emigrar para poder seguir con su carrera.

Luego de que el protagonista de Tiempos Modernos (1936) no quiso comparecer, se le notificó sobre la suspensión de su residencia en Estados Unidos. Así contestó el artista: “Desde el final de la última guerra mundial, he sido objeto de mentiras y propaganda por parte de poderosos grupos reaccionarios que, por su influencia y con la ayuda de la prensa sensacionalista de Estados Unidos, han creado un ambiente insalubre en el que los individuos de mentalidad liberal pueden ser señalados y perseguidos. En estas condiciones me resulta prácticamente imposible continuar con mi trabajo de imágenes en movimiento, por lo que he renunciado a mi residencia en los Estados Unidos”.

A partir de entonces se asentó en Suiza, donde murió el 25 de diciembre de 1977. Aunque él mismo enfatizó que jamás volvería a los Estados Unidos, el Gobierno de aquel país le otorgó nuevamente su residencia americana y el cineasta regresó, solo en una ocasión, para recibir un Óscar con el que se reconocía su trayectoria y aportes a la industria cinematográfica.

Con información de El País, Yahoo y Perú.com

Tienes que ver:

Comentarios

LO MEJOR DE DIEZ.mx

 
 

Tienes que ver esto